El proceso de la terapia online, exceptuando en la modalidad de correo electrónico, es el mismo que en la terapia presencial.

La primera fase de la terapia es la evaluación (normalmente dos o tres sesiones). Es muy importante definir y encuadrar bien el motivo de consulta, ya que del resultado de ésta dependerá el diseño de la intervención.

Durante la fase de intervención, se enseñarán las técnicas y estrategias más apropiadas para cada cliente, y será éste quién las ponga en práctica durante su vida diaria. En este sentido, entiendo la psicoterapia como un proceso activo, en la que las tareas para casa son muy importantes, ya que su realización proporciona una gran información acerca de los avances en la terapia.

Por último está la fase de seguimiento, que es cuando el cliente ya ha alcanzado sus objetivos, pero a modo de prevención de posibles recaídas se realizan unas sesiones (muy espaciadas en el tiempo), en las que comprobamos si los cambios conseguidos se mantienen.