Superación del duelo o pérdidas

Todas las pérdidas que acontecen durante nuestra vida pueden provocar un proceso de duelo desde la pérdida de la pareja, del trabajo, de la casa, aunque la muerte del hijo/a y la del cónyuge, son consideradas las situaciones más estresantes por las que puede pasar una persona.

No todas las pérdidas son igual de significativas ni interfieren de la misma manera en nuestra vida cotidiana, pero toda pérdida, con valor real o simbólico, conlleva un proceso de duelo, consciente o no, para quien lo sufre.

El duelo no es una enfermedad, aunque resulta ser un acontecimiento vital estresante de primera magnitud, que tarde o temprano hemos de afrontar casi todos los seres humanos.

El duelo se compone de una serie de fases y aunque no todos pasamos por todas ni en este orden, podríamos decir que son:

       Negación: “Esto no me puede estar pasando a mí” . En esta fase no podemos hacer frente a la situación de pérdida, ya que nos produce mucho dolor psicológico.

       Enfado o Ira: “¿Por qué a mí? ¡No es justo!”.  En esta etapa afloran sentimientos profundos de rabia, enojo e ira. Es la fase en la que nos damos cuenta de que realmente ha habido una pérdida y reaccionamos de forma negativa, incluso podemos tener conductas agresivas.

       Negociación: “Haré cualquier cosa si….” En esta etapa aparece la esperanza de que podemos de alguna manera posponer o retrasar la pérdida. Somos conscientes de que no tenemos control para restaurar la situación, por lo que nos encomendamos a dios u otros seres superiores para que lo hagan.

       Depresión: “Que sentido tiene si ya no….”  En esta etapa somos conscientes de la pérdida, nos sobrevienen sentimientos de depresión, culpa, ansiedad, frustración, tristeza, melancolía como paso final hacia la recuperación.

       Superación y aceptación: Es el momento en el que aceptamos la pérdida de una manera tranquila y sosegada. Reorganizamos nuestra vida, y aprendemos a vivir sin el objeto de nuestra pérdida. Es más que posible que el dolor persista, sin embargo ya no nos paraliza para actuar.

En la mayoría de los casos el proceso del duelo se resuelve con el paso del tiempo, pero hay ocasiones en los no se consigue elaborar la pérdida y se produce un duelo patológico, el apoyo de un psicólogo puede ayudar para guiar a la persona en la elaboración más adecuada de su duelo, aligerando así la carga de su sufrimiento.

 

Desde AlbaMar Psicología te ofrecemos apoyo y asesoramiento psicológico para que puedas recuperar tu bienestar emocional y así alcanzar tus metas. Si deseas hacernos alguna consulta puedes ponerte en contacto con nosotros a través del formulario de contacto o de nuestro teléfono 684 31 16 26.